Back

The return of the prodigal son

Interview with the conductor José Molina

Antonio Gómez Sotolongo

José Antonio Molina (born in Santo Domingo, 1960) who has been performing on stages of the world with highly valued stars of the musical market made his debut as a concert pianist with the National Symphony Orchestra of the Dominican Republic about two decades ago and received favorable reviews from the media.  Later when he chose orchestra conducting as a profession he lead this orchestra in various performances with great success, but first of all he received applause from musicians of the group. However, in his native land he had not performed with a symphony concert for fifteen years. During all these years he had neither participated in season concerts organized by this institution as a guest conductor, nor in the Musical Festival of Santo Domingo, biennial festival since 1997. Finally, on November 12, 2002, he came back to conduct at the Eduardo Brito hall the concert of the Spanish tenor José Carreras.

"What happened is that my career made a turn that I myself did not expect, Molina commented. I honestly could not be here all these years. I have many obligations abroad, and I think it is good for my country too, because while I mature as a professional in front of audiences of the world they also see the Dominicans, first of all representatives of the artistic class of this country. I think that I grow as a musician every day, and this gives me the ability to render much more when I come to conduct here, where I love to stay and to work. At one of the rehearsals I said that it was the only orchestra of the world where I knew all musicians by first and last name. In this orchestra I was born as a conductor twenty years ago. So he program of the first performance was composed of the Pathetic Symphony by Tchaikovsky, "La Gazza ladra" (thief magpie) by Rossini and the Spanish Symphony by Lalo with Caonex Peguero as a soloist. Conducting this orchestra gives me much emotion, but I have contracts for 2004, 2006 at various stages of the world, I move in an ambience where everything is planned well in advance, this is why I could not perform here as often as I wanted.

Beside señor Molina's successful career in the popular music, his work as a composer and interpreter of academic music became his permanent companion. He says: "Last year I received great satisfaction from my concert music. I performed a program of Dominican symphony works at the great hall of the Kennedy Center with the Washington Symphony Orchestra. I conducted Tres imágenes folklóricas by my father (Ramón Antonio 'Papa' Molina), Fantasía criolla by Bienvenido Bustamante, A la caída de la tarde by José Dolores Cerón and my own two works: La Obertura Yaya and la Fantasía Merengue - works that are horse-powers (?) in my catalogue already known here in Santo Domingo - and received magnificent comments from the Washington Post. Also, Leonard Slatkin who is today one of the most important North American conductors conducted my Obertura Yaya."

"All this inspires me to continue with composition. Now I write mostly chamber music, short pieces for string quartettes and other small groups using Latin-American but first of all Dominican themes. The programs of different halls of the world need short, exciting and diverse pieces, with a unique sound, and I think our Caribbean music will always be important and will always occupy a fitting place there. Also, I am working at a piano concert and a cantata, and of course I participate in many recordings every day. To name a few: I recorded a disc with Christmas music for Sony with Jhon Secada; this work was one of the most important for me in the field of sound recording and was highly rated by New York Times last December… I am always very busy writing music."

With this concert in Santo Domingo together with José Carreras maestro Molina seemed to have an opportunity to show some of his works, but none of them was in the program.

"I know how much people love me in my country," Molina says, "and how kindly the orchestra is, but tonight maestro Carreras was the protagonist. He was generous enough to let me do four pieces with the orchestra alone, but none of my own works suited the program. Tonight maestro Carreras sang Pascuale Costa's Era de Maggio, Pregaria by Fermín Álvarez, Il Poveretto and L'Esule by Verdi, the aria 'Lamento de Federico' from the opera L'Arlesiana by Cilea, Tosti's A Vucchella, Gastaldon's Musica Proibita, Falvo's Guapparia, Rendine's Vurria, Granados' Andaluza and Sorozábal's No puede ser. I did overtures from operas La forza del destino by Verdi and Candide by Berstein, and intermezzo from Cavalleria by Mascagni and 'Bacchanale' from the opera Sansón y Dalila by Saint Saëns. These works harmonize with each other, and I did not want to upset the balance with my own compositions."

During the evening of November 12 one thing was striking: maestro Molina's movements in front of the orchestra, wide of the academic style that he did not follow from the first years of his conductor's career. Open hands, extended arms and wide movements of the torso would surely irritate the purists. But José Antonio believes that "the more one develops as an artist the less important is the technique … when the orchestra responds you have the right one. I am immersed in music, and I do what it tells me to do. My gestures are a sequel of my musical will. I may be inspired to make a free gesture or want to lower both hands that the orchestra plays alone, because the music needs it … this is how it works. I believe it is a result of artistic development. I thought formerly that if your movements are not exact everything is bad. Now I am in a different dimension: I want to conduct the music and not make musicians play together."

"Yes, I want to conduct (here) as often as possible! Of course! I would always be grateful. As I already said, I would like to compose a special program, but it is a pleasure. Every time I perform in whatever country of the world I am happy that my compatriots participate in my triumphs. When I conducted the concert of Parvarotti and friends (with Bocelli, Sting and many other stars) this year, the Dominican press witnessed this event. I participated in this performance for the sixth time, but this one was special because the press of my country was there and my compatriots were able to enjoy the concert and feel that I not only work to make myself famous, but represent my country, the land I am very proud to come from."

"The fact that during the last months I conducted for Andrea Bocelli, Pavarotti and José Carreras, three of the world's most important tenors, is not only my own achievement, it belongs to the youth of my country too. He, who once dreamed great, dreamed of impossible things, should believe that he is able to achieve them through his work. I want my achievements to become an incentive for the Dominican youth that they think if José Molina could do it they also can. Twenty years ago I did not dream of conducting for José Carreras, all the more in my own country. God brought me here, and I think it was a combination of His generosity, much work and my strong desire to do it. There are children who want to study music because I did it; there are many Dominicans who also can do it. In conclusion I would like to emphasize that any invitation to work in my country is very special for me, and if we coordinate everything on time it will be a priority. I wish I could return soon."

During the concert of José Carreras the Eduardo Brito hall was packed; the public applauded the star, one of the greatest tenors of the 20th century. About thousand people standing on their feet paid homage to artistic merits, past triumphs of the artist and made him to present five more songs: Core 'ngrato, by Cardillo, Vierno by Acampora, Aranjuez con tu amor to the theme from Rodrigo, Granada by Agustín Lara, and Torna Surriento by Curtis. About thousand people on their feet applauded the energetic José Molina who worked with vigor and confidence, and the orchestra of which it was the greatest work in the current year.

22.11.2002

English translation © Maria Kozlova
*************
http://www.mundoclasico.com/articulos/verarticulo.asp?id=0010910

El regreso del hijo pródigo. Entrevista con el director José Molina

Antonio Gómez Sotolongo

José Antonio Molina (Santo Domingo 1960), quien comparte desde hace algunos años los escenarios del mundo con estrellas muy cotizadas en el mercado de la música, debutó como pianista concertista con la Orquesta Sinfónica Nacional de la República Dominicana hace casi dos décadas, y entonces causó muy grata impresión en los medios. Después, cuando eligió la dirección orquestal como profesión, estuvo ante esa misma orquesta en varias oportunidades también con gran éxito de público y sobre todo recibió el aplauso de los músicos de esa institución; sin embargo, hacía más de cinco años no se presentaba en un concierto sinfónico en su patria. Durante todos esos años no participó como director invitado ni en las temporadas de abono que cada año ofrece la institución, ni en el Festival Musical de Santo Domingo que desde 1997 se realiza cada bienio. Finalmente, el pasado 12 de noviembre de 2002, volvió a conducir, en la Sala Eduardo Brito, un concierto en el que actuó como solista el tenor español José Carreras.

'Esencialmente lo que sucede -comenta Molina-, es que mi carrera tomó un rumbo que yo mismo no esperaba, y sencillamente no he podido estar aquí durante todos esos años. Mis compromisos en el exterior son muchos, y creo que eso también es bueno para mi país, porque en la medida en que yo crezca profesionalmente ante los públicos del mundo así verán en el mundo a los dominicanos y sobre todo a la clase artística de este país. Yo creo que como músico estoy ascendiendo cada día y eso me pone en capacidad de rendir mucho más cuando venga a dirigir aquí, donde me encanta estar y trabajar. En uno de los ensayos comentaba que esta es la única orquesta del mundo en la que yo puedo llamar a casi todos los profesores por sus nombres y apellidos. Esta es la orquesta que me vio nacer como director hace quince años. Entonces, debuté con un programa que estuvo integrado por la Sinfonía Patética de Chaicovsqui; La urraca ladrona de Rossini; y la Sinfonía Española de Lalo, con Caonex Peguero como solista. Por esto convergen en mí muchas emociones cuando me paro delante de esta orquesta; pero, yo tengo pautados conciertos para el 2004, 2006, en diferentes escenarios internacionales o sea, que me estoy moviendo en un ámbito en el que todo se programa con mucha anticipación, y es por eso que no he podido conciliar fechas aquí con la frecuencia que yo hubiera querido.

Con el relumbrón que adquirió la carrera del señor Molina en la música popular, aparentemente su labor como compositor e intérprete de música culta o académica quedó velada, por eso apunta al respecto: 'El año pasado tuve grandes satisfacciones con mi música de concierto. Hice un programa integrado por obras sinfónicas dominicanas en la sala principal del Kennedy Center, con la Washington Symphony Orchestra y allí dirigí Tres imágenes folklóricas, de mi padre (Ramón Antonio 'Papa' Molina); Fantasía criolla, de Bienvenido Bustamante; A la caída de la tarde, de José Dolores Cerón; y dos obras mías: La Obertura Yaya, y la Fantasía Merengue -obras que en mi catálogo son caballos de fuerza y que ya se conocen aquí en Santo Domingo-, y tuve una crítica del Washington Post magnífica. Por otro lado, Leonard Slatkin, quien es en la actualidad uno de los directores norteamericanos más importantes, me dirigió la Obertura Yaya."

"Todo esto me estimula y me empuja a seguir componiendo. Ahora estoy escribiendo sobre todo música de cámara, estoy haciendo piezas cortas para cuarteto de cuerdas y otros formatos pequeños utilizando motivos latinoamericanos y sobre todo dominicanos. La programación en las diferentes salas del mundo está ávida de piezas cortas, excitantes y diferentes, con un sonido propio, y yo creo que en ese sentido el sonido de nosotros como caribeños será siempre importante y va a tener siempre un espacio en esas salas. Por eso insisto en eso. Estoy además trabajando en un concierto de piano y en una cantata, y por supuesto envuelto también de manera cotidiana en muchas producciones de discos. Para mencionarte alguno de ellos te diré que hice un disco con música navideña para la Sony, con Jhon Secada, un trabajo que para mí es uno de los más importantes que he hecho en el campo discográfico y así lo valoró también la crítica que le hizo el New York Times en diciembre pasado... En fin, estoy siempre muy ocupado escribiendo música."

Con ese concierto en Santo Domingo junto a José Carreras pudiera parecer que el Maestro Molina tuvo en sus manos una oportunidad de oro para dar a conocer algunas de sus obras, una oportunidad excepcional para mostrar algo de su catálogo pero no hubo nada de eso en el programa.

'Yo sé cómo me quiere la gente en mi país -dice Molina-, y el trato especial que me da la orquesta, pero esa noche el protagonista fue el Maestro Carreras. Yo creo que él fue lo suficientemente generoso como para dejarme hacer cuatro piezas con orquesta sola, y creo que nada de lo que tengo en mi catálogo se ajustaba a ese programa. Esa noche, el Maestro Carreras cantó de Pascuale Costa, Era de Maggio; de Fermín Álvarez, Pregaria; de Verdi, Il Poveretto y L'Esule; de Cilea, el aria 'Lamento de Federico' de la ópera L'Arlesiana; de Tosti, A Vucchella; de Gastaldon, Musica Proibita; de Falvo, Guapparia; de Rendino, Vurria; de Granados, Andaluza; y de Sorozábal, No puede ser; y yo hice las oberturas de las óperas La forza del destino, de Verdi y Candide, de Berstein; el Intermezzo de Cavalleria, de Mascagni; y la danza 'Bacchanale', de la ópera Sansón y Dalila, de Saint Saëns que son obras todas que se complementan y no quería desequilibrar el programa por introducir una obra mía en él."

También saltó a la vista durante la velada del 12 de noviembre los movimientos que el Maestro Molina exhibió ante la orquesta, movimientos poco académicos, lo cual no le sucedía en los primeros años de su carrera como director. Es decir, las manos abiertas, los brazos muy extendidos y amplios movimientos del torso, práctica esta que pudiera alarmar a los puristas de la técnica de dirección orquestal; pero, José Antonio considera que 'en la medida en que uno va desarrollándose artísticamente en la carrera disminuye la atención por lo técnico... siempre que la orquesta responda, claro está. Yo estoy imbuido en un mundo que es música, lo que me trasmite la música es lo que hago. Mis gestos son la prolongación de mi voluntad musical. Lo mismo si me inspira un gesto grande, ampuloso, o si quiero soltar las dos manos y que la orquesta suene sola, sin que me necesite, porque lo pide la música... así funciona. Creo que esto es el resultado de un crecimiento artístico. Yo antes me creía que si no estaban claros mis movimientos todo estaba mal. Ahora estoy en una dimensión diferente, estoy más preocupado por dirigir la música que por hacer que los músicos toquen juntos. "

'¡Y eso de si quisiera venir con más frecuencia a dirigir! Pues ¡Cómo no! ¡Claro que sí! Siempre será grato. Yo quisiera, como ya dije, programarlo de una manera especial para poder hacerlo, pero es un gustazo. Cada vez que yo estoy en un escenario, en cualquier país del mundo, me encanta que esos triunfos los gocen también mis compatriotas. Este año, cuando hice el concierto Pavarotti y sus amigos, en el que participaron Bocelli, Sting y un numeroso grupo de luminarias, hubo prensa dominicana y ellos testimoniaron aquel acontecimiento. Esta es la sexta vez que participo en ese espectáculo, pero este fue muy especial por eso, porque hubo prensa de mi país y me encanta que mis triunfos se gocen también aquí, que mis compatriotas sientan que no trabajo solamente en función de lucir personalmente, sino en función además de un país, de una tierra a la cual me siento orgullosísimo de pertenecer."

" El hecho de que yo, durante los últimos meses, haya dirigido a Andrea Bocelli, a Pavarotti y a José Carreras, tres de los tenores más importantes del mundo, no es un logro mío solamente, yo creo que eso trasciende, y quiero que esto se lo adjudiquen también los jóvenes de mi país. Quien alguna vez soñó grande, y soñó en cosas imposibles debe pensar que se pueden lograr, que esos sueños se pueden hacer realidad a través del trabajo. Yo quiero que estos logros en mi carrera sean un estímulo para los jóvenes dominicanos y que piensen que si José Molina pudo, ellos también pueden. Hace veinte años, ni siquiera en el más remoto de mis sueños me vi dirigiendo a José Carreras, y mucho menos en mi tierra. Dios me lo ha puesto ahí, y pienso que ha sido una combinación de generosidad del todo poderoso, y también de mucho trabajo, y mucha firmeza en lo que yo he querido hacer. Que se apliquen eso los niños que quieran estudiar música, porque si yo pude hacerlo, aquí hay muchos dominicanos que también pueden. Y para terminar quiero enfatizar que, claro que sí, cualquier invitación que se me haga para trabajar en mi país será siempre muy especial para mí, y con gusto, si lo coordinamos con tiempo, la voy a priorizar, así que ojalá poder volver pronto."

El concierto de José Carreras en la Sala Eduardo Brito fue a casa llena y el público ovacionó a la estrella, aplaudió a quien fuera uno de los grandes tenores del siglo XX. Casi mil personas, puestas de pie, homenajearon los méritos artísticos, las glorias pasadas de un artista y le conminaron a regalar cinco canciones más: Core 'ngrato, de Cardillo; Vierno, de Acampora; Aranjuez con tu amor, sobre un tema de Rodrigo; Granada, de Agustín Lara; y Torna Surriento, de Curtis. Casi mil personas, puestas de pie, también aplaudieron al impetuoso José Molina, al artista que trabajó con fuerza y certeza, y a una orquesta que rindió una de sus mejores faenas en lo que va de año.

22.11.2002

Сайт управляется системой uCoz